Menu TOP

Joaquín Arriagada: “Después de Servicio País, las creaciones del actor tienen otro sentido: tienen el peso de la experiencia de trabajo con las personas”

Entrevista hecha a Joaquín Arriagada, ex alumno Actuación DuocUC Viña del Mar, por Fundación Superación de la Pobreza.

La Carrera de Actuación DuocUC sede Viña del Mar mantiene, desde el 2014, un vínculo con la Fundación para la Superación de la Pobreza, entendiendo que el arte y la educación son elementos fundamentales para contribuir al desarrollo sociocultural.

En este objetivo, estudiantes y ex alumnos han participado en los programas de voluntariado, Práctica País y Servicio País Cultura. La Convocatoria Servicio País 2015 se encuentra con sus postulaciones abiertas para vivir esta hermosa experiencia y aportar al país como profesional de la cultura.

A continuación una entrevista a Joaquín Arriagada, Actor titulado de la sede Viña del Mar, quien nos cuenta su experiencia como participante del programa SERVICIO PAIS CULTURA:

 

servicio01 ¿Por qué decidiste postular a Servicio País?

Postulé a Servicio País debido a la inquietud que sentía como profesional de las artes escénicas, por un lado, y a las experiencias previas que había tenido en trabajos de voluntariado.

Sentía la necesidad de involucrar mi carrera en otros aspectos relacionados con lo social.

 

La impronta que yo quería -y quiero- tener como actor no es sólo como un actor de proscenio, ni de pantalla, sino que me interesaba aprovechar todas esas habilidades que me habían inculcado en la Escuela para dedicarlas a un fin social.

 

¿Cuál es el aporte de un actor en intervenciones sociales como las que propone Servicio País?

Creo que las capacidades de un actor son súper pertinentes a este tipo de labores sociales y trabajos con personas. Estamos capacitados y dispuestos para eso.

La gente de las artes escénicas, normalmente, buscamos provocar algo en el espectador; existe un vínculo indirecto con el público cada vez que presentas una muestra escénica.

 

Pero en el “escenario social” ya no estás con espectadores que solamente ven, sino que además participan y se involucran. Y es mucho más rico, porque levantas necesidades e intereses en conjunto con “el público”, con la gente de la comunidad.

Hablando en términos teatrales, la “gran obra”, la dramaturgia, la historia, el clímax de la historia, la catarsis de la historia, el objetivo… todo eso, lo construyes en conjunto con la comunidad, con un grupo de personas que te hablan de realidad.

Al final, tienes una historia real a la que un actor le puede dar ese vuelco un poquito más mágico, enfocándose más en los sueños de las personas y en la magia que tiene el trabajo en comunidad, que en la desesperación de las necesidades o en la frustración de los intereses de las personas.

 

¿El actor contagia a las personas con el arte, y las personas contagian al actor con realidad?

Sí. Este trabajo te permite conocer mucho más de la carne de las historias; es como hacer un diplomado en el que pasas de ser actor a ser actor social.

Además, el hueco lúdico o innovador que le da un artista a una realidad cruda, puede contribuir a cambiar el enfoque de las personas: ya no es sólo un problema, sino que juntos formamos una gran “compañía” que va a tener resultados gracias a nuestros esfuerzos. Y es bacán, porque la fundación te capacita en distintas cosas.

Todos los blancos que yo tenía los he ido llenando gracias a mi experiencia en Servicio País. Te cambia el lenguaje, te cambia la manera de cuestionar las cosas, de acercarte a las personas… ya no es todo tan instintivo. Y todas esas nuevas herramientas las adquieres directamente con las personas y en base a la experiencia.

La casa de un actor, por lo general, está llena de cosas, que va acumulando porque en algún momento piensa que le van a servir de algo: la ropa vieja de su mamá, el mueble viejo de allá, o aquella olla súper teatral… Lo mismo sucede en la intervención: ellos están en nada, yo estoy en nada, todo nos puede servir; así que cachemos los recursos, las capacidades, y démosle con eso.

 

¿Servicio País ha ampliado tu visión sobre el campo laboral?

Sí. Servicio País te permite lograr el complemento que necesitas para después seguir desarrollándote en esa línea social, sin tener que dejar de lado tu formación artística. Además, después de la experiencia en Servicio País, las creaciones del actor tienen otro sentido, tienen el peso de la experiencia del trabajo con las personas.

 

Entonces, ¿crees que es positivo considerar al actor en estas instancias de intervención social?

Sin duda. Un actor no solamente es útil en esas instancias, sino que es necesario.

Para empezar, el actor tiene la disposición de trabajar en cualquier ámbito: por ejemplo, si hay que hacer un hoyo en la tierra, un actor está dispuesto a hacerlo.

Aparte de que el actor suele ser extrovertido y está abierto a relacionarse con otras personas, algo importante en este tipo de trabajos.

 

Los actores somos capaces de potenciar el vínculo, la empatía, la validación, y el afecto con la comunidad. Yo creo que eso es lo más interesante: el concebirse como herramienta útil para este tipo de trabajos.

Y por otra parte, también se da la posibilidad de validar la carrera de actuación -y la labor de los artistas, en general-, no sólo como un muestrario, un hobbie o un taller-terapia, sino como algo que realmente es trascendente en el desarrollo social. Somos actores escénicos, pero al mismo tiempo somos actores sociales.

 

 

 

Alejandra Varela.

Directora Actuación.

DuocUC Sede Viña del Mar.

, , , , , , , , ,

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien