Menu TOP

Educación, inteligencia y creatividad

 Por Alexandra Bravo Weisser – Mamá, esposa, publicista y Docente Adjunto carreras de Comunicación, Duoc UC sede Plaza Vespucio.

ale bravo ch“Lo apasionante es que las inteligencias humanas están muy desarrolladas desde el nacimiento en lo que llamamos obra gruesa, aguardando la benéfica mano de las experiencias y oportunidades que le darán las terminaciones físicas”.

Después de leer bastantes artículos, libros, asistido a charlas, etc., con gran satisfacción cae en mis manos el libro del que he sacado todas las citas, pues he comprobado que nuestra escuela cumple con muchos de los requerimientos que Amanda expone para una exitosa educación. Tal como ella plantea, las inteligencias humanas solo necesitan de una tierra propicia y de ciertos fertilizantes para germinar. La tierra propicia está dada por un ambiente que estimule, fomente y propicie el desarrollo de talentos, mientras que los fertilizantes son la atmósfera afectiva, el espacio para dar a su imaginación, el juego, la creatividad y la libertad. Y nosotros, en los talleres, asignaturas más duras, otras más técnicas, vamos dando forma a un proyecto del que cada estudiante se debe hacer cargo, pero del que cada docente es parte integral.

Inteligencia:

Existe un potenciador de las inteligencias que nadie conoce como tal, el llamado AES, ambiente emocionalmente seguro. Pequeñas acciones generan invisibles estímulos que aceleran la conexión entre neuronas, formando sólidas y versátiles redes que se expresarán como habilidades llevadas a su máxima expresión, es decir, inteligencias desarrolladas. El secreto parece radicar en la certeza de saberse emocionalmente seguro, protegido, entregado a las manos de alguien significativo, que le quiere, que está dispuesto a protegerle y a darle autonomía. Crecer en un AES significa estar marcado por el respeto y respetar implica escuchar, con disposición a una escucha atenta y desinteresada, sin prejuicios ni actitudes poco auténticas. La mirada afectuosa, la voz sin estridencias, los movimientos desprovistos de amenazas, la capacidad de escucha emotiva, los mensajes de valoración y reconocimiento provocan una sensación de paz y seguridad indefinible.

Vivimos en tiempos donde la tecnología está al servicio de nosotros, en cada segundo, dentro y fuera del aula. Ya no copian de la pizarra, le sacan fotos a los contenidos, no memorizan números de teléfono, direcciones ni datos, pero existe algo llamado cerebro que debemos cuidar y hasta que ustedes comprendan lo relevante de esto, nosotros lo haremos por ustedes. Su memoria y su ejercitación son fundamentales hoy y ni hablar en su vejez. Esto es lo que nos hace plantearles constantes desafíos que los hagan pensar. Ahora, si a las materias les agregamos matices vivenciales, emoción, vínculos, es muy probable que no las olviden luego de la evaluación. Si hacen memoria, seguro que aquellos que ejemplifican sus materias, que cuentan sus experiencias y los hacen ser parte de ellas son aquellos cuyas clases y contenidos aún perduran en ustedes.

Quienes solo memorizan horas antes para una prueba corren el riesgo de olvidar todo posterior a ésta, y ello no es mala memoria, es, tal como doce la Dra. Céspedes, ignorancia. Para ser aún más explícita, y es una triste realidad, quienes tienen mala memoria son aquellos niños que han vivido maltratos, dolor, soledad, miedo, abandono, los han ignorado, abusado, y tanto más, desde que han nacido, y si ocurre antes de los 5 años, etapa en que el hipotálamo produce la mayor cantidad de neuronas, obtenemos niños sin amor propio, sin herramientas, incapaces de aprender como los demás pues no han tenido la oportunidad de crear, de ser, de vivir una infancia de amor, juego y creatividad. Para culminar este niño ingresa a un sistema escolar tan rígido donde los que tienen problemas no tienen cabida en nuestro sistema. Y esto se extrapola a adolescentes y profesionales con secuelas de esa infancia, con mal rendimiento, en definitiva, mala memoria.

Creatividad:

Para desarrollar la creatividad, debemos utilizar metodologías que “echan a volar la imaginación” como la “lluvia de ideas”, “sacar ideas de la nada”, “sacar ideas de vivencias” y por eso les animamos a atreverse. De esta manera no sofocamos la creatividad. Y es que luchamos desde la educación temprana contra los castradores de ésta. Recuerdo un caso muy cercano, en primero básico, primer día de clases. La lluviaprofesora pedía a sus alumnos que dibujaran el mejor recuerdo de sus vacaciones. Es así como este niño dibujó un carro de montaña rusa, en la montaña rusa, con 3 personas en su interior. La profesora recibe el trabajo y mira al niño y le pregunta, ¿qué dibujaste? El niño contesta, a mi padrastro, a mi mamá y yo en la montaña rusa. Ella le dice que no se entiende, y él le responde, es que está visto desde arriba, desde el cielo, no desde abajo como la dibuja usted… plop! Ella en vez de felicitarlo, le sugiere lo haga mejor de la otra manera. Obviamente a la clase de creatividad de su carrera de pedagogía ella no fue, pero yo se la recordé, o enseñé! Afortunadamente en carreras como publicidad, logramos salir de la crianza de soldados de plomo donde nos importan las habilidades de cada alumno, pues cada uno demuestra sus habilidades, las potencia, y posteriormente puede dedicarse a ellas.

Sobre el rol de los docentes, “una tierra propicia incluye la mágica presencia de adultos apasionados por un quehacer y dispuestos a encantar a los niños en dicho quehacer”. Son los profesores quienes aparte de entregar las materias de la mejor manera, entregamos el currículo oculto, que no responde al currículum de la carrera, donde la puntualidad, el respeto, el amor por lo que se hace, les deja de manera inconsciente una enseñanza de vida. El objetivo es que “un grupo de estudiantes y sus profesores, solo estudiantes y/o solo profesores se unen con el objetivo de aprender juntos, creando una comunidad autónoma articulada en torno a objetivos compartidos con miras a lograr una mejor escuela y una mejor educación”.

“Es preciso insistir en el importante papel del ambiente como modelador de la mente, por cuanto es el que va a enriquecer las redes neuronales de manera ilimitada”. “La inteligencia fluida se enriquece en ambientes desafiantes que ponen a prueba tanto el esfuerzo como la creatividad”.

Está en sus manos crear la atmósfera ideal para estudiar, para entrenar sus cerebros, integrar en sus grupos a aquellos que quizás no tienen buenas notas, pero sí habilidades que se pueden trabajar y así sacar a relucir sus mejores talentos.

Sólo para complementar, existen los siguientes mensajeros emocionales:

– la dopamina: que promueve el disfrute, la motivación, la iniciativa, el entusiasmo, el juego, la creatividad y el deseo de aprender. Para aumentarla es bueno consumir bananas maduras, arándanos, moras, alcachofas, ciruelas y frutillas frescas. Además, quínoa, almendras y semillas de girasol. Reducir los azúcares y frituras.

–  la serotonina, que promueve la serenidad, el contentamiento interior, la apertura a la belleza y a la armonía. Consumir plátanos, chocolates, algas y pescado, carnes al horno o a la plancha, legumbres, harinas y cereales, piña y pimientos.

– las endorfinas, que potencian la actividad de la dopamina y serotonina, proveen una gran energía física y psíquica, alivian el dolor y favorecen la serenidad y calma interior. Para su mayor producción haga ejercicios, ríase y coma alimentos picantes.

Queremos que sean los mejores profesionales y las mejores personas… no hay mejor recompensa que un abrazo inesperado, un reconocimiento desinteresado, un título merecido. Que tengan un excelente semestre profesores y alumnos.


amanda cespedes

Nota: Todas las citas son del libro 100 Preguntas Sobre Educación Escolar, de Amanda Céspedes.

, , , , , , , , ,

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien